…Y NO SABEN QUÉ HACER

…Y NO SABEN QUÉ HACER

Eso es exactamente lo que pasa.
Van y vienen. Como las gotas de llovizna abandonadas a merced de vientos borrascosos.
Se llaman por teléfono con voz entre furiosa y angustiada. Y no es para menos. Dos canes agresivos corren tras ellos. El primero, “Los Mercados” que se han engullido el presente y el futuro de Grecia y que tienen ahora sus ojos puestos en las próximas víctimas: la Italia del Caballero de la Dolce Vita que elabora leyes con nombre propio, y la España del socialista Rodríguez Zapatero que socializó las pérdidas a costa del empleo y de la degradación de la fuerza laboral y de la vida de los sectores populares y de las capas medias.
El otro mastín furioso, son “Los Indignados” que acampan con sus protestas desde la Plaza del Sol hasta Wall Street, pasando por Tel Aviv (¡quién lo creyera! La “Tierra Prometida” no ha sido para todos los judíos), hartos de los políticos mentirosos y corruptos que se han puesto, sin vergüenza de ninguna clase, al servicio de “Los Mercados”, el perro caníbal que cada vez les exige más.
Obama en trance de reelección sin motivación ciudadana, llama (por no decir, grita) a los europeos para que ordenen sus finanzas. Él mismo que ha sido incapaz de hacerlo en casa porque, a veces, ni los mismos demócratas le hacen caso. Sarkozy llama a Merkel; Merkel llama a Sarkozy. Los dos llaman a Papandreu para que siga ahorcando a Grecia con el fin de que sirva como escarmiento para aquellos que, como el citado Caballero de la Dolce Vita, se hagan los zonzos al colocar las sogas a sus pueblos, siguiendo el mandato de Bruselas, uno de los voceros del capitalismo salvaje.
Se reúnen los mandatarios de la Zona Euro para aumentar el Fondo Europeo de Estabilización financiera (FEEF), de 440.000 millones de euros, a ¡un billón de euros ¡ sí, UN BILLÓN, tal como suena. Cifra grande para nosotros, pero pequeña para hacer frente al monto de las deudas de Grecia, Italia, España y de los que vengan luego. Cifra que, al final, saldrá del bolsillo de los contribuyentes europeos. Y, todo para dar gusto a los especuladores bancos alemanes, franceses, españoles, americanos (lo que explicaría las angustias de Obama), etc., que están llenos de activos tóxicos y de deudas públicas.
Antes, Obama no dormía cuando no le aprobaban el nuevo techo de la deuda. Es muy probable que siga con insomnio por los problemas que tiene Estados Unidos. Pero, además, ahora tampoco duermen, ni Sarkozy, ni Merkel, ni la burocracia de Bruselas. Menos aún, al saber que su pupilo Papandreu, traicionando su confianza, y por los conflictos internos que se crecen cada vez más, convocó a un referéndum (con olor a chantaje) en Grecia, para que el pueblo mismo (el Démos) aprobara o desaprobara lo que él había negociado. Entre otras cosas, la condonación de la mitad de la deuda griega. Esto ha sido criticado por los poderosos del casino mundial. El pueblo decidiendo sobre asuntos económicos, ¡imagínense! ¿A quién se le ocurre aquello de “Los pueblos primero”? La democracia no da para tanto… Por eso Papandreu tuvo que retroceder en su propuesta de referéndum ya que fue llamado al orden (financiero) por Merkel y Sarkozy que no querían que diera tan mal ejemplo. ¿Qué quería? ¿Que Italia y España, u otros, pidieran referéndums? ¿O condonación de sus deudas en más del 50% ya que habían hecho mejor la tarea que los “irresponsables” griegos?
No podía tolerarse esa locura. Si es necesario: que caiga Papandreu. Pero los bancos, ¡Jamás!
Simple lógica del capital…
La “zancadilla” de Papandreu ha puesto “nerviosos” a los mercados y ha descolgado las bolsas que han sufrido fuertes pérdidas. El impacto ha repercutido en el encarecimiento de las deudas italiana y española, amenazando con un caos en cadena. En este contexto, la Vieja Europa, la que colonizó el mundo con el hombre blanco como modelo de hombre, acude a China para suplicarle que la ayude a salir del fango.
Es curioso; ¡ironías que tiene la Historia!, ese extraño Oriente poblado de seres amarillos pequeños, con ojos rasgados (tal como los vieron, o los imaginaron, los colonizadores europeos), objeto de estudio, no de las Ciencias Sociales (estas eran para el hombre blanco), sino del Orientalismo, es invocado ahora como su salvador… Los hijos de Cronos devorando a su padre. ¡Oh, por Zeus!
Pero, vamos:
Fuera de los anteriores, hay otros que no pueden dormir: los de la Cumbre del G-20 que se reúnen en Niza para lo mismo de siempre: ver cómo solucionan el problema de las deudas públicas y cómo reactivan la muy enferma economía mundial, mientras afuera se oyen las protestas de miles de encolerizados ciudadanos venidos de muchas partes del mundo.
No duermen los que miran a Siria, bien sea con el ánimo de bombardear a Al Assad (“sin querer” matarlo, por supuesto), o de tratar de evitar, a como dé lugar, una violencia descontrolada. Pero observemos:
La ONU se apresta a investigar a Siria porque parece que estuvo tratando de conseguir tecnología para fabricar armas nucleares. No demora en aparecer el testigo que diga que este material procedía de Teherán. De ahí a soltar las bombas sobre Damasco, o sobre las montañas iraníes que tienen en su vientre las centrifugadoras nucleares, hay un paso muy corto. Y, ahí estará pronto el “Neo-Sarkozy”, listo para iniciar los festejos (Netanyahu ya ensayó el misil para bombardear la República Islámica). Si es que no lo hace el mismo presidente de Francia, convertido en “liberador” de África. Porque nadie ha aprendido la lección (claro, los débiles no tienen opción de aprenderla): toda liberación trae presta una nueva cadena y, por lo tanto, una nueva esclavitud.
Pero, dejemos de lado las digresiones y pensemos:
No es lo mismo ir contra Libia que contra Siria o Irán. Desestabilizar a estos países, es desestabilizar todo el Mediterráneo Oriental, el Medio Oriente y el Norte de África, con unas consecuencias impredecibles. No hay que olvidar que, en el caso de Siria, el régimen de Bachar Al Assad es un régimen secular; no religioso, y que Irán es un país con 70 millones de habitantes, muchos de ellos fanatizados dentro de un islamismo radical de odio al Occidente.
Y, tampoco hay que olvidar que en Libia los liberadores han inaugurado su régimen con la muerte salvaje y grotesca de un Gadaffy indefenso (por más criminal que fuese), y con el establecimiento de la Sharia como fuente de gobierno…
Claro que a quienes sólo les importa el petróleo, no les importa que gobiernen con la Sharia, o sin ella. Lo mismo pasa con los señores de la guerra (y con sus financiadores y abastecedores): mientras más consecuencias negativas se deriven de un conflicto, tanto mejor. Y, la experiencia histórica nos muestra una constante: cada vez que la economía está en un callejón sin salida, la guerra se presenta como la vía de escape.
Entonces:
Business is business; lo demás es filosofía barata en este mundo posmoderno.
Tampoco duermen los de la Reserva Federal (Fed): Ben Bernanke y sus muchachos, porque nada que se activa la economía americana por más que el gobierno haya salvado, con fondos públicos, a los bancos tramposos y, por más que la misma Fed haya entregado a los mismos bancos, toneladas de papel-dólar, a veces, con cero intereses. A este paso, la Fed va a tener que pagarlos a quienes tomen dinero prestado. Pero, me temo que, ni aún así, reactivarían la economía porque el ganador de intereses lo pensaría dos veces antes de utilizar un capital que, de pronto, podría perder en medio de la creciente crisis.
No duermen: los de la Cumbre Iberoamericana de Paraguay, saboteada por los jefes de Estado de los principales países de esta Asociación. Allí quedaron claras dos cosas: una, que España, que paga el 70% de las Cumbres, no tiene mucho qué ofrecer a Iberoamérica, en este momento, por los problemas que la agobian. Y, la otra: que, como dijo el presidente Piñera, estamos hartos de tantas reuniones que no llevan a nada concreto. No llevan a implementar pasos positivos para el desarrollo.
Claro que, si sabía esto (y tenía por qué saberlo), el presidente chileno no debió ir a Paraguay. Debió quedarse en casa, tratando de arreglar, así fuese a medias, el conflicto estudiantil que ya lleva seis meses con su protesta contra la educación-negocio (¡qué infamia!) y por una educación de calidad. Palabra que, para algunos pontífices de la economía rapaz sólo significa dar mayor información y, en algunos países de América Latina, preparar mano de obra técnica para las transnacionales. Basta con formar robots de alta productividad para implementar algún valor agregado, si la competencia china lo permite. Y, para ellos, basta, también, con formar las élites que van a dirigir los países, siempre “de acuerdo con ‘Los Mercados”.
Pero no podemos encontrar la CALIDAD que buscamos, (así con mayúscula), en ese modelo. Porque, a nuestro juicio, CALIDAD quiere decir: igualdad de condiciones para el acceso a la Universidad (sin quedar hipotecado de por vida en ese proceso de bancarización educativa que ocurre en nuestros países), vista ésta como un espacio de formación ética e investigativa, con posibilidad de producir el más alto conocimiento y los caminos para llevarlo a las mayorías, y no para el 1% que controla la mayor parte de la riqueza y, por lo tanto, de la vida de la gente.
CALIDAD es convertir, no en números sino en sujetos con significado existencial, a estudiantes, profesores, trabajadores y personal administrativo, como representantes de una sociedad democrática, entendida la democracia como un espacio humano para vivir con dignidad.
Pero la CALIDAD es de doble vía: implica, también, un altísimo grado de responsabilidad y compromiso de parte de los actores universitarios, con el fin de utilizar los recursos de la manera más productiva posible, para afrontar los desafíos de un modelo de vida globalizado.
Con ello queremos decir:
IDEOLOGÍA, entendida como la visualización de un nuevo proyecto de sociedad, sí; IDEOLOGISMO, como exhibición y repetición de eslóganes sin contenido, no
CIENCIA, como elaboración de conocimiento con utilidad social, sí. CIENTISMO, como repetición maquinal de fórmulas hechas en otras realidades, sin una apropiación adecuada, no.
POLÍTICA, como actividad encaminada a transformar el Estado y dotarlo de excelencia ética, sí (aquí, la educación tiene su mejor sentido político). POLITIQUERÍA, como actividad orientada al “protestantismo puro”, o a la consecución de intereses particulares, no. DEFINITIVAMENTE NO.
Por eso decimos:
NO, a la Universidad entendida como una empresa eficiente y eficaz de acuerdo con el Producto Interno Bruto (PIB), y SÍ a la Universidad que está de acuerdo con el Producto Humano Inteligente (PHI) que es el profesional que egresa de ella, formado científica y éticamente y, por lo tanto, con real capacidad transformadora. Y es, también, PHI, ¿por qué no decirlo?, la sociedad que lo recibe.
Mientras tanto:
Juntas, Encuentros, Congresos, Reuniones, Acuerdos, Cumbres, etc., todo esto tan ajeno a la vida de los simples mortales. Vivencia de una burocracia demasiado costosa que se legitima con el papel.
Y, al final:
¡NO SABEN QUÉ HACER!
Jorge Mora Forero
Weston, Fl. Noviembre del 2011

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a …Y NO SABEN QUÉ HACER

  1. Cristina Berrueta dijo:

    Palabras escritas por quien lleva a cuestas toda una vida de ¨Maestro¨. No es en vano su reconocimiento como ¨Pedagogo de excelencia¨otorgado por la Universidad Pedagógica Nacional.

    • Administrator dijo:

      La excelencia del maestro está en el estudiante. No hay maestro excelente ( por más diplomas que haya recibido) si no ha contribuido a que su estudiante se haga más humano, pues creo que la pedagogía es eso: un proceso de humanización. Pero humanización no es humanismo abstracto sino conducta concreta: es ética.

  2. Angela B. Pineda J. dijo:

    Desde mi práctica pedagógica puedo decir que para poder construir Historia es importante recordar y nunca olvidar. Es en este punto donde empiezan a tomar relevancia los trabajos de la memoria, en el sentido de su valor para la construcción y recuperación del pasado, donde se requiere un abordaje desde un pensamiento comprometido con el presente, comprometido con su lugar de origen, comprometido con su comunidad, comprometido con su medio, comprometido con su Espacio Geográfico, comprometido con su Historia, con una historia reflexiva que parece carecer de memoria y profundidad en los tiempos actuales pero que se requiere para una transformación crítica del futuro, y, en este tipo de trabajos la indignación, la apropiación, la esperanza y la autonomía juegan un papel muy importante, en el momento de evaluar la CALIDAD de los procesos.
    Solamente habrá CALIDAD, creo yo, cuando obstinados los recuerdos se nieguen a permanecer en el pasado y emerjan dentro de una necesidad presente de reencontrar los silencios impuestos, y los olvidos generalizados, cuando tercos, de callar en la engañosa armonía del presente, se asomen en medio de los relatos de vida de hombres y mujeres que desde diversos espacios participen en la elaboración de la Historia.

    • Administrator dijo:

      Esa engañosa armonía del presente, tapa bocas y diluye conciencias. Se impone a través de los diferentes “Reality Shows” que encandilan a los millones de espectadores y los hacen soñar que forman parte de ese mundo ficticio. Son como la bocanada de humo que aspira el fumador, al mismo tiempo que destruye sus pulmones. En ese contexto, se dan los silencios cómplices y la Historia se convierte en una maestra que no tiene discípulos. Cuando el presente “se esfuma”, el pasado no tiene significación alguna.
      No te digo que no hay camino, pero recuerda: los caminos se construyen cuando los necesitamos a partir de la urgente búsqueda de nuestra identidad como humanos.

  3. Julian Sánchez dijo:

    De verás es altamente satisfactorio que personas cuya vida ha sido dedicada a la , universidad, a la enseñanza, a la historía y al país, como es el caso de quien esto escribe, persistan en aportar sus valiosisimos cuestionamientos a una sociedad que cohonesta con todo este caótico panorama mundial, especialmente critico aquí en Colombia.
    No puedo menos que agradecerle y solicitarle muy respetusamente que no deje de permitirnos el máximo privilegio de seguir reconociéndonos a través, de sus crueles pero reales letras, que expresadas en palabras constituyen la esencia del arte literario.

    • Administrator dijo:

      Esa sociedad que cohonesta, no es algo que esté ahí afuera: somos todos y cada uno de nosotros. Y las “crueles pero reales letras” sólo intentan describir la tragedia que se esconde detrás de las sonrisas de los políticos y que es producida por una economía despiadadamente financiarizada.

  4. marietta Alarcón dijo:

    Es necesario que el mundo se de cuenta de todos los errores y equivocaciones antes de que sea tarde. Algo que siempre he admirado en el Maestro Jorge Mora, es su capacidad para ver el futuro, para analizar todos esos complicados actos del ser humano. La relación de esa peligrosa pero necesaria palabra CALIDAD, con la mirada a la problemática mundial es importantísima, ya que parece que ese PHI del que habla en su texto podría más bien traducirse al PHB (producto humano bruto). Cuando se nos muestra el panorama de las brutalidades cometidas por los habitantes del planeta, es que puede darse uno cuenta que la palabra “bruto” no hace referencia a lo limpio, sin utilizar, virgen. No. Simplemente como nos lo hace ver ese “Y no saben qué hacer”, lo bruto significa incapaz, incompetente. será que el sistema educativo se ha dedicado a generar muchos PHB y pocos PHI?

    • Administrator dijo:

      El sistema es cada vez más incopetente para solucionar los problemas de las mayorías, pero muy competente para satisfacer los deseos de muy altas y muy prontas tasas de ganancia del capital especulativo que hoy domina el mundo y que está eliminando y precarizando el trabajo. Y, de paso, arruinando la economía productiva.

  5. Luz Marina Chaves Roldan dijo:

    Y qué decir de los nuestros. A nuestro querido Juan Manuel Corzo, lo eligieron sus colegas como ”el mejor senador del 2011″. Como quien dice los “pobres mortales”podemos hacer “corzetones” y todas las protestas que queramos y estos beyacos lo que hacen es reírse del pueblo. Como escribe este gran maestro en su “De sonrisas y tristezas…en políticos” : “La tentación de ver fotografías de los políticos…. tiene que ver con su cinismo que manejan con una maestría tal que cuando están pensando en sus intereses personales nos hacen creer que están pensando en el nuestro…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>